Marzo 30, 2019

Paloma Mami generó el mayor caos y expectación de Lollapalooza

Equipo Redacción

Nunca antes se había visto fenómeno así en el festival. Miles de fans llegaron hasta el Lotus Stage para ver a la neoyorkina y chilena Paloma Mami, que erróneamente fue considera artista nacional cuando su origen y proyección trasciende esos límites.

Este escenario, el cual ha sido históricamente destinado a los artistas chilenos, fue lejos el menos adecuado para recibir el breve pero intenso show de Paloma Mami. A más de una hora de el show el recinto estaba lleno y nunca dejó de ingresar gente, lo cual produjo diversas situaciones de riesgo entre el público juvenil e incluso infantil. Torpemente inesperado para la organización, que no previó los alcances de la fama de la cantante.

Entre los asistentes se escuchaban comentarios de que Lollapalooza subestimó a la cantante, y claramente fue así ante la petición de caminar hacia atrás para descomprimir la barricada que debió insistir la organización.

Impensable quizá para quien cuenta con tan pocos temas pero que sin duda representa a toda una generación. Éxito instantáneo para esta ídola de masas, que es además un fenómeno difícil de descifrar en este cambio de paradigma donde un show se puede sustentar con pocos singles y no un disco,  y donde ser fan adquiere la categoría de followers. Para la próxima, atent@s organizadores, las redes sociales tienen un poder más allá de la música.

Al finalizar el show, con “No te enamores” como  la canción más coreada, empezó otro nuevo caos: el del éxodo irresponsable y nulamente guía de miles de personas, muchas con niños y coches de guagua en una polvareda que agravó más la angustia de salir por un cuello de botella.